jueves, 11 de julio de 2013

trabajo

Es una palabra que nos hace pensar en cansancio si la contemplamos desde nuestro egoísmo, pero en realidad esta palabra debe evocar en nosotros santidad ya que a través de él ganamos nuestro  pan con el sudor de la frente logrando así la mortificación de nuestros sentidos y poder llegar a ese grado de santidad al cual estamos llamados. De esta forma el trabajo llevado del amor de Jesús y la compañía de maría puede considerarse con un medio más para acercarnos a la gloria del cielo. Y quiero concluir con una frase que escuche de los monjes benedictinos es sus momentos de oración “que nuestro trabajo sea una oración de alabanza a Dios nuestro padre”….. así que cumplas nuestras labores con amor y seamos pequeñas lumbreras en nuestro ámbitos laborales.